Noticias

Alimentos, planeta, salud: Cambiar nuestra alimentación por el bien de la salud humana y de nuestro planeta

Julia Bird

enero 29, 2019

Nuestro planeta alberga actualmente a unos 7500 millones de personas, y este número crece a razón de 5 millones por año. Tenemos la suerte de que los avances en la producción agrícola se hayan mantenido al mismo ritmo que el crecimiento de la población. Sin embargo, a medida que nos dirigimos hacia 2050, necesitamos asegurarnos de que podemos seguir produciendo suficientes alimentos para todo el mundo sin poner en peligro las dietas ricas en nutrientes. Para hacer frente al desafío de alimentar a todo el mundo con una dieta saludable, nuestros sistemas de producción de alimentos deben ser más sostenibles. Un informe reciente titulado "Dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles", publicado el 17 de enero por la Comisión EAT-Lancet, describe varias estrategias que podemos utilizar para alimentar al mundo de forma sostenible.

El informe traza cuatro estrategias clave para mejorar la sostenibilidad del sistema de producción de alimentos:

  1. Cambiar los patrones alimenticios para aumentar la cantidad de alimentos de origen vegetal y reducir las proteínas de origen animal y los azúcares añadidos.
  2. Reducir a la mitad las pérdidas y desperdicios de alimentos.
  3. Mejorar las prácticas agrícolas para hacerlas más sostenibles.
  4. Adoptar medidas que optimicen la producción de alimentos y energía, como aumentar el reciclaje de fósforo y eliminar gradualmente los biocombustibles de primera generación.

Afortunadamente, las dietas sostenibles también pueden ser saludables. Una dieta basada principalmente en alimentos de origen vegetal confiere beneficios tanto para la salud como para el medio ambiente. El aumento del consumo de proteínas vegetales, frutas y verduras conduce a una mayor ingesta de fibra y nutrientes. Al disminuir el consumo de proteínas de origen animal y azúcares añadidos se reduce la ingesta de alimentos ricos en grasas saturadas y de alto valor energético. Todos juntos, estos cambios en la dieta pueden reducir las tasas de obesidad, de enfermedades cardiovasculares y de cáncer. 

El reto consiste en aplicar las estrategias sostenibles a escala mundial. El compromiso nacional e internacional para alcanzar estos objetivos es clave para el cumplimiento de los objetivos del sistema alimentario sostenible. En primer lugar, los gobiernos deben ayudar a dirigir el consumo de alimentos hacia los patrones más saludables y sostenibles esbozados en el informe. Esto se puede conseguir a través de la educación, el uso de los servicios de salud para mejorar la nutrición y una mayor asequibilidad y disponibilidad de los alimentos saludables. En segundo lugar, es necesario ajustar las prioridades agrícolas actuales para aumentar la producción de alimentos nutritivos, además de cubrir las necesidades calóricas. En tercer lugar, hay que intensificar aún más la producción agrícola, especialmente el uso sostenible de agua y fertilizante. Cuarto, la gestión de los recursos de tierras y aguas necesita una mayor coordinación internacional. Quinto, deberían reducirse drásticamente las pérdidas y desperdicios de alimentos, tanto en el ámbito de la producción como por parte del consumidor. 

Siguiendo los cambios descritos, es posible modificar el sistema de suministro de alimentos para cubrir las necesidades de las poblaciones futuras. El siguiente paso es que varios sectores del gobierno y de la agricultura adopten los objetivos cuantitativos establecidos en el informe. La salud de nuestro planeta y de sus habitantes depende de ello.

¿Sabía que NUTRI-FACTS envía sus últimas noticias directamente a su bandeja de entrada todos los meses? Si desea recibir el boletín electrónico de NUTRI-FACTS, por favor visite www.nutri-facts.org.

Fuente: Healthy Diets From Sustainable Food Systems: Food, Planet, Health. Summary Report of the EAT-Lancet Commission. Publicado el 17 de enero de 2019 https://eatforum.org/eat-lancet-commission/