Noticias

La diabetes gestacional y el papel de la vitamina D y los omega-3

Rob Winwood

abril 19, 2018

La diabetes gestacional es una enfermedad que algunas mujeres desarrollan durante el embarazo cuando sus niveles de glucosa en la sangre son muy altos. Este tipo de diabetes se produce en alrededor del 5 % de los embarazos en el Reino Unido (1). La diabetes gestacional puede ocasionar una serie de complicaciones que incluyen parto prematuro, muerte fetal, hipoglucemia neonatal (un nivel bajo de azúcar en sangre en el recién nacido), preeclampsia (hipertensión arterial), macrosomía (un crecimiento excesivo del bebé, lo que puede dar lugar a complicaciones durante el parto) e hiperbilirrubinemia (ictericia neonatal) (2). Después del parto, las mujeres con esta afección tienen más riesgo de desarrollar diabetes tipo 2; se cree que este riesgo es entre tres y siete veces mayor en los 5–10 años siguientes al embarazo (3).

Un metaanálisis realizado en 2015 a partir de 20 estudios en los que participaron 9209 personas demostró claramente que unos niveles bajos de vitamina D aumentaban el riesgo de padecer diabetes gestacional (4) y que la administración de los omega-3 EPA (ácido eicosapentaenoico) y DHA (ácido docosahexaenoico) puede mejorar la sensibilidad a la insulina. No obstante, otros estudios de intervención llevados a cabo con EPA y DHA en pacientes de diabetes gestacional no han aportado resultados concluyentes (5).

Un nuevo estudio está investigando la idea de que una intervención combinada con vitamina D y omega-3 de origen marino puede resultar eficaz para mitigar el riesgo de problemas asociados con la diabetes gestacional (6). Para ello, se realizó un ECA doble ciego y controlado con placebo en el que participaron 120 mujeres iraníes con diabetes gestacional (cuatro grupos de 30 mujeres cada uno: 1) placebo, 2) DHA y EPA, 3) vitamina D y 4) DHA y EPA combinados con vitamina D), a las que se administraron diariamente 180 mg de EPA y 120 mg de DHA, y/o 50 000 UI de vitamina D cada 2 semanas durante un periodo de 6 semanas. Tras determinar los marcadores biológicos de la inflamación, el estrés oxidativo y el desenlace del embarazo, se observó que los bebés de las madres que formaron parte del grupo tratado con vitamina D combinada con omega-3 tuvieron una menor incidencia de hospitalización y de ictericia (hiperbilirrubinemia). Asimismo, estas mujeres presentaron unos niveles más bajos de proteína C reactiva de alta sensibilidad, lo que podría reducir el riesgo de que el bebé desarrolle ictericia y síndrome de dificultad respiratoria, y una mayor capacidad antioxidante en general.

La administración concomitante de vitamina D y ácidos grasos omega-3 durante seis semanas para mujeres embarazadas con diabetes gestacional puede ser beneficiosa para la salud tanto de la madre como del bebé.

Reciba por correo electrónico un análisis de los últimos estudios de nutrición suscribiéndose al boletín electrónico mensual de NUTRI-FACTS.

referencias

  1. www.gestationaldiabetes.co.uk accessed 10.1.18.
  2. https://www.tommys.org/pregnancy-information/pregnancy-complications/gestational-diabetes/what-are-risks-gestational-diabetes
  3. Curry A; “Exploring why Gestational Diabetes Leads to Type 2”; Diabetes Forecast Jan/Feb 2015.
  4. Zhang M-X, Pan G-T, Guo J-F et al.; “Vitamin D Deficiency Increases the Risk of Gestational Diabetes Mellitus: A meta-analysis of Observational Studies”; Nutrients 2015; 7: 8366-8375.
  5. Ostadrahimi A, Mohammed-Alizadeh S, Mirgafourvand M et al.; “Effects of Fish Oil Supplementation on Gestational Diabetes Mellitus (GDM): A Systematic Review”; Iran Red Crescent Med J; 2016 Nov, 18(11): e24690.
  6. Razavi M, Jamilian M, Samimi M et al, “The effects of vitamin D and omega-3 fatty acids co-supplementation on biomarkers of inflammation, oxidative stress and pregnancy outcomes in patients with gestational diabetes”; Nutr Metab (Lond). 2017; 14: 80. 

    Published online 2017 Dec 28. doi:  10.1186/s12986-017-0236-9