opinión experta

Opciones alimenticias saludables para personas al borde de la pobreza

abril 6, 2018

file

Consejo Europeo de Información sobre la Alimentación (EUFIC), Bruselas, Bélgica

“Los investigadores han hallado un vínculo directo entre la renta y la calidad de la dieta: conforme desciende el estatus socioeconómico, las dietas se vuelven cada vez más desequilibradas. Una de las razones para esto es que la gente con una renta baja a menudo no puede permitirse suficiente comida nutritiva. También el bajo nivel educativo de estas personas podría explicar por qué los hábitos alimenticios son poco adecuados en este grupo. La educación de las personas influye en su nivel de conocimiento sobre nutrición, lo que a su vez afecta a los hábitos alimenticios como el consumo de frutas y verduras. Existe un vínculo directo entre una nutrición pobre y el riesgo de padecer obesidad y problemas relacionados con la obesidad, como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares. Las dietas de baja calidad también se relacionan con las deficiencias de micronutrientes (1). En Europa, existen 81 millones de personas con riesgo de pobreza. El aumento del riesgo relacionado con una nutrición deficiente constituye un grave problema de salud pública y de bienestar para la sociedad, además del sufrimiento que causa en los individuos que lo sufren.

Los datos obtenidos por Eurostat en 2010 indican que las mujeres y los ancianos tienen más probabilidades de caer en la pobreza que la población en general (2). Los investigadores trataron de profundizar en este tema utilizando criterios geográficos y sociales para esclarecer cuáles son los principales grupos de riesgo en Europa. Una vez identificados dichos grupos, las preguntas más importantes son: ¿Qué alimentos consumen? ¿Es el principal problema el sobrepeso y la obesidad, o estos grupos tienen una salud deficiente debido a una ingesta inadecuada de micronutrientes? Los métodos de investigación incluyen la revisión de la bibliografía científica, la distribución de cuestionarios sobre hábitos alimenticios, la toma de mediciones tales como peso, estatura y circunferencia de la cintura y la evaluación del estado nutricional y de salud.

A fin de abordar el asunto de la nutrición deficiente en poblaciones en riesgo de pobreza y por lo tanto prevenir los problemas relacionados, se ha creado un nuevo proyecto financiado por la Comisión Europea, llamado CHANCE («Tecnologías de bajo coste e ingredientes tradicionales para la producción de alimentos asequibles, nutricionalmente adecuados, que mejoren la salud en los grupos de población que están al borde de la pobre-za»). Los investigadores participantes en CHANCE estudiarán qué es lo que percibe el grupo de riesgo identifi-cado como obstáculos que les separan de una alimentación sana. Además, intentarán averiguar la opinión de comercios minoristas, empresas del sector de alimentos y bebidas, y consumidores de la cadena alimentaria sobre qué es lo que impide a este grupo concreto consumir alimentos nutritivos. Desarrollar nuevos productos alimenticios requiere conocimientos técnicos. Asimismo, es muy importante el buen entendimiento del estilo de vida y las necesidades de las personas en riesgo de pobreza. Los ingredientes y productos alimenticios de CHANCE serán evaluados para garantizar que responden a las expectativas de los consumidores y a los requisitos de producción”.

Basado en: The European Food Information Council. Healthy food options for people at risk of poverty. EU Projects Supplement 03/2012. Published online April 2012.

referencias

  1. CHANCE project website, available at: http://www.chancefood.eu/about_2.html
  2. European Commission. Combating poverty and social exclusion – A statistical portrait of the European Union 2010. Luxembourg: Publications Office of the European Union, 111 pp.