Tema del mes

Resveratrol y la microbiota intestinal: ¿Un nuevo prebiótico?

Julia Bird

abril 19, 2018

El gran número de microorganismos que habitan en nuestro intestino grueso forma un rico ecosistema que se conoce como microbiota intestinal. Actualmente, la microbiota intestinal está siendo objeto de numerosas investigaciones para identificar sus posibles efectos en nuestra salud: afecciones tan diferentes como la enfermedad renal, la obesidad, los trastornos del sueño y los trastornos mentales se asocian con cambios específicos en la flora de nuestro intestino (1–5). Por ejemplo, las personas que padecen de obesidad presentan un determinado patrón de microbiota; esto podría indicar que las personas obesas obtienen más energía de los alimentos que las personas con un peso normal, lo cual favorece la obesidad (6, 7).

Hace poco, NUTRI-FACTS dedicó su Tema del mes a examinar algunos conceptos básicos de la microbiota intestinal. Una de las formas en que podemos utilizar la microbiota para mejorar la salud es modificar la proporción relativa de ciertos tipos de microorganismos. Esto se puede conseguir con los probióticos, también conocidos como “bacterias beneficiosas”. El consumo de productos que contienen bacterias beneficiosas, como el yogur probiótico, hace que la microbiota intestinal tenga mayor cantidad de estas bacterias consumidas (8). Otra manera de lograrlo es el enfoque prebiótico, que consiste en introducir cambios en la alimentación para estimular o impedir el crecimiento de ciertos microorganismos. Este enfoque funciona porque los alimentos que comemos constituyen, a su vez, el alimento de las bacterias de nuestro intestino. Los microorganismos pueden ser muy selectivos en sus preferencias de alimentos y proliferarán más o menos dependiendo de la comida que reciban de nosotros. Por ejemplo, incluir una fibra dietética en la alimentación puede aumentar la presencia de determinados microorganismos y mejorar la salud intestinal (9).

Un nuevo concepto en la investigación de la microbiota intestinal amplía el significado de lo que clasificamos como prebióticos (10). Para considerarse como tal, en el pasado los prebióticos tenían que servir de alimento a la flora intestinal. Sin embargo, ahora sabemos que hay otros componentes de los alimentos que no son necesariamente alimento para los microorganismos, pero que son capaces de cambiar la composición de la microbiota intestinal.

Un ejemplo de ello es el resveratrol presente en el vino tinto, las bayas y los cacahuetes. En la naturaleza, el resveratrol ayuda a las hojas y las vides a protegerse de los ataques de mohos (11). Un estudio realizado en tubos de ensayo demostró que el resveratrol es capaz de inhibir el crecimiento de ciertas “bacterias perjudiciales” como la Escherichia coli y la Enterococcus faecalis, y de estimular el crecimiento de “bacterias beneficiosas” como el Lactobaccillus. De ahí que haya despertado tanto interés por su influencia en la composición de la microbiota intestinal.

El resveratrol puede afectar la microbiota intestinal de tres maneras posibles: puede cambiar la composición de la flora intestinal, puede modificar lo que los microorganismos producen y puede afectar el funcionamiento de las células que recubren el intestino, como se describe en un artículo de revisión reciente (12).

Varios investigadores han conseguido demostrar que el resveratrol puede modificar la microbiota intestinal de los obesos para que se asemeje a la de una persona con un peso normal. Por ejemplo, ratones alimentados con una dieta rica en grasas y azúcares desarrollaron obesidad y su microbiota intestinal cambió igual que en los seres humanos: la cantidad de bacterias Bacteroides aumentó y la proporción de bacterias Firmicutes disminuyó. En los ratones alimentados con resveratrol, los cambios en la microbiota intestinal asociados con la obesidad desaparecieron y su microbiota era similar a la de un ratón con un peso normal pese a llevar una alimentación que promovía la obesidad (13).

Otro estudio interesante aporta pruebas de que el resveratrol puede afectar las concentraciones de ciertos compuestos producidos por la microbiota intestinal. Se demostró que el resveratrol modificaba la proporción de un factor de riesgo cardiovascular que se produce en el intestino, lo cual disminuye la acumulación de placa en las arterias de los ratones (14).

En tercer lugar, el resveratrol puede influir en el funcionamiento de las células que recubren el intestino grueso a afectar así la microbiota intestinal. Esto podría ser importante para el síndrome del intestino permeable (15). En un estudio, el resveratrol ayudó a proteger las células intestinales después de que fueran dañadas por una toxina y evitó que penetraran en ellas bacterias perjudiciales (16). Otro estudio relacionado descubrió que el resveratrol estimulaba la producción de proteínas en las células intestinales que ayudan a prevenir la filtración de nutrientes entre las células y que esto estaba relacionado con cambios en la microbiota intestinal (17).

Todos estos estudios revelan los efectos beneficiosos del resveratrol en la salud al modificar el ecosistema intestinal, ya que es capaz de modificar la proporción relativa de ciertos microorganismos en el intestino, afecta a los compuestos que produce la microbiota intestinal y contribuye al buen funcionamiento del intestino grueso. Aunque la investigación en este campo apenas acaba de comenzar, ya hay resultados prometedores que apuntan a nuevos efectos del resveratrol en la microbiota intestinal.

referencias

  1. Farre N, Farre R, Gozal D. Sleep Apnea Morbidity: A Consequence of Microbial-Immune Cross-Talk? Chest 2018. doi: 10.1016/j.chest.2018.03.001
  2. John GK, Wang L, Nanavati J, Twose C, Singh R, Mullin G. Dietary Alteration of the Gut Microbiome and Its Impact on Weight and Fat Mass: A Systematic Review and Meta-Analysis. Genes (Basel) 2018;9(3). doi: 10.3390/genes9030167
  3. Kasselman LJ, Vernice NA, DeLeon J, Reiss AB. The gut microbiome and elevated cardiovascular risk in obesity and autoimmunity. Atherosclerosis 2018;271:203-13. doi: 10.1016/j.atherosclerosis.2018.02.036
  4. Lau WL, Savoj J, Nakata MB, Vaziri ND. Altered microbiome in chronic kidney disease: systemic effects of gut-derived uremic toxins. Clin Sci (Lond) 2018;132(5):509-22. doi: 10.1042/CS20171107
  5. Nguyen TT, Kosciolek T, Eyler LT, Knight R, Jeste DV. Overview and systematic review of studies of microbiome in schizophrenia and bipolar disorder. J Psychiatr Res 2018;99:50-61. doi: 10.1016/j.jpsychires.2018.01.013
  6. Bervoets L, Van Hoorenbeeck K, Kortleven I, Van Noten C, Hens N, Vael C, Goossens H, Desager KN, Vankerckhoven V. Differences in gut microbiota composition between obese and lean children: a cross-sectional study. Gut Pathog 2013;5(1):10. doi: 10.1186/1757-4749-5-10
  7. Clarke SF, Murphy EF, Nilaweera K, Ross PR, Shanahan F, O'Toole PW, Cotter PD. The gut microbiota and its relationship to diet and obesity: new insights. Gut Microbes 2012;3(3):186-202. doi: 10.4161/gmic.20168
  8. Morelli L. Yogurt, living cultures, and gut health. Am J Clin Nutr 2014;99(5 Suppl):1248S-50S. doi: 10.3945/ajcn.113.073072
  9. Vandeputte D, Falony G, Vieira-Silva S, Wang J, Sailer M, Theis S, Verbeke K, Raes J. Prebiotic inulin-type fructans induce specific changes in the human gut microbiota. Gut 2017;66(11):1968-74. doi: 10.1136/gutjnl-2016-313271
  10. Steinert RE, Sadaghian Sadabad M, Harmsen HJ, Weber P. The prebiotic concept and human health: a changing landscape with riboflavin as a novel prebiotic candidate? Eur J Clin Nutr 2016;70(12):1461. doi: 10.1038/ejcn.2016.141
  11. Jimenez JB, Orea JM, Montero C, Urena AG, Navas E, Slowing K, Gomez-Serranillos MP, Carretero E, De Martinis D. Resveratrol treatment controls microbial flora, prolongs shelf life, and preserves nutritional quality of fruit. J Agric Food Chem 2005;53(5):1526-30. doi: 10.1021/jf048426a
  12. Bird JK, Raederstorff D, Weber P, Steinert RE. Cardiovascular and Antiobesity Effects of Resveratrol Mediated through the Gut Microbiota. Adv Nutr 2017;8(6):839-49. doi: 10.3945/an.117.016568
  13. Sung MM, Kim TT, Denou E, Soltys CM, Hamza SM, Byrne NJ, Masson G, Park H, Wishart DS, Madsen KL, et al. Improved Glucose Homeostasis in Obese Mice Treated With Resveratrol Is Associated With Alterations in the Gut Microbiome. Diabetes 2017;66(2):418-25. doi: 10.2337/db16-0680
  14. Chen ML, Yi L, Zhang Y, Zhou X, Ran L, Yang J, Zhu JD, Zhang QY, Mi MT. Resveratrol attenuates trimethylamine-N-oxide (TMAO)-induced atherosclerosis by regulating TMAO synthesis and bile acid metabolism via remodeling of the gut microbiota. mBio 2016;7(2). doi: 10.1128/mBio.02210-15
  15. Fandriks L. Roles of the gut in the metabolic syndrome: an overview. J Intern Med 2017;281(4):319-36. doi: 10.1111/joim.12584
  16. Ling KH, Wan ML, El-Nezami H, Wang M. Protective Capacity of Resveratrol, a Natural Polyphenolic Compound, against Deoxynivalenol-Induced Intestinal Barrier Dysfunction and Bacterial Translocation. Chem Res Toxicol 2016;29(5):823-33. doi: 10.1021/acs.chemrestox.6b00001
  17. Etxeberria U, Arias N, Boqué N, Macarulla MT, Portillo MP, Martínez JA, Milagro FI. Reshaping faecal gut microbiota composition by the intake of trans-resveratrol and quercetin in high-fat sucrose diet-fed rats. Journal of Nutritional Biochemistry 2015;26(6):651-60. doi: 10.1016/j.jnutbio.2015.01.002