MINERALES // Calcio

Otras aplicaciones

Advertencia: 
Todo tratamiento dietético o farmacológico con altas dosis de micronutrientes puede anular los mecanismos de control del cuerpo, por lo que las terapias con micronutrientes pueden ir asociadas a posibles efectos secundarios y toxicidades. No es recomendable utilizar altas dosis de micronutrientes sin supervisión médica.

Presión arterial alta

Un análisis de 23 grandes estudios observacionales demostraron una reducción de la presión arterial sistólica de 0,34 milímetros de mercurio (mm Hg) por 100 mg de calcio consumido diariamente y una reducción de lapresión arterial diastólica de 0,15 mm Hg por 100 mg de calcio (25). Una revisión de 42 ensayos aleatorizados controlados que examinaron el efecto de la suplementación de calcio sobre la presión arterial en comparación con el placebo reveló una reducción general de 1,44 mm Hg en la presión arterial sistólica y de 0,80 en la presión arterial diastólica (26). La suplementación de calcio en estos ensayos varió de 500 a 2.000 mg/día, siendo la dosis más común de 1.000-1.500 mg/día.

En el estudio DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), se aleatorizaron 549 personas para seguir una de las tres dietas durante ocho semanas (27): Una dieta combinada (rica en frutas, verduras y productos lácteos desnatados) redujo la presión arterial sistólica 5,5 mm Hg y la diastólica 3,0 mm Hg más que la dieta controlada (escasa en frutas, verduras y productos lácteos), mientras que la dieta rica en frutas y verduras redujo la presión arterial sistólica 2,8 mm Hg y la diastólica 1,1 mm Hg más que la dieta controlada. La dieta combinada representó un aumento de 800 mg de calcio/día sobre la dieta controlada y la rica en frutas y verduras para un total de 1.200 mg de calcio/día. Entre los participantes diagnosticados con hipertensión, la dieta combinada redujo la presión arterial sistólica 11,4 mm Hg y la diastólica 5,5 mm Hg más que la dieta controlada, mientras que la reducción para la dieta rica en frutas y verduras fue de 7,2 mm Hg sistólica y 2,8 mm Hg diastólica en comparación con la dieta controlada (28).

Esta investigación indica que la ingesta del nivel recomendado de calcio (1.000-1.200 mg/día) puede resultar útil para prevenir y tratar la hipertensión moderada (29).

Síndrome premenstrual (SPM)

El SPM es un conjunto de síntomas  que incluyen fatiga, irritabilidad, cambios de humos/depresión, retención de líquidos y tensión mamaria. Estos síntomas comienzan en algún momento después de la ovulación (mitad de ciclo) y remiten con la aparición del periodo mensual (‘menstruación’) (30). El SPM se ha asociado a una ingesta baja en calcio, demostrándose que los suplementos de calcio reducen la severidad de los síntomas(31).

En ensayos aleatorizados controlados, los suplementos de calcio (1.000-1.200 mg/día) durante tres ciclos menstruales se relacionó con una reducción del 48% de la puntuación total de síntomas, en comparación con el 30% observado en el grupo de placebo (32, 33, 34).

Un estudio de casos y controles en mujeres que participaron en el Nurses' Health Study reveló que aquéllas que consumieron más calcio (una media de 1.283 mg/día) a partir de alimentos mostraron un riesgo un 30% inferior de desarrollar SPM en comparación con las que consumieron menos cantidades (una media de 529 mg/día a partir de alimentos) (35). No obstante, la ingesta de calcio a partir de suplementos no tuvo ningún efecto sobre el SPM en este estudio.

Se requieren ensayos clínicos a gran escala para determinar si una mayor ingesta de calcio en la dieta o de suplementos presenta algún beneficio terapéutico para tratar y prevenir el SPM.

Pérdida de peso

Las dietas con una alta densidad de calcio (calcio por calorías totales) se han asociado a una menor incidencia de sobrepeso u obesidad en algunos estudios. Se ha sugerido que una ingesta baja en calcio podría provocar cambios hormonales y metabólicos que aumentan la tendencia de las células grasas a acumular grasa (36).

En un estudio de dos años, un alto consumo de calcio en la dieta se asoció a una pérdida de peso tanto en los participantes del grupo de ejercicio como en los del grupo de control (37). Un ensayo controlado con placebo sobre la suplementación de calcio demostró una pérdida de peso considerablemente mayor en mujeres mayores suplementadas con 1.200 mg de calcio/día en comparación con el grupo de control (38).

En un ensayo de intervención de productos lácteos realizado durante un año en mujeres jóvenes sanas, sólo se observó una ligera reducción de la grasa corporal en el grupo de mayor consumo de lácteos (1.300 a 1.400 mg de calcio/día) durante el seguimiento de seis meses (39).

Se necesitan estudios controlados de alimentación con una cantidad fija de calorías para cuantificar el posible efecto del calcio, si es que lo hubiere, sobre la grasa y el peso del cuerpo.

Colesterol alto

Estudios preliminares en animales y humanos sugieren que los suplementos de calcio, en cantidades entre 1.500 y 2.000 mg al día, pueden ayudar a bajar ligeramente el colesterol en la sangre (40). De estos estudios se deduce que los suplementos de calcio, junto con la práctica de ejercicio y una dieta adecuada, pueden ser más útiles para mantener el colesterol en niveles normales que para bajarlo una vez que ya está alto.

Se requiere más investigación para confirmar los potenciales efectos beneficiosos en el tratamiento del colesterol alto con suplementos de calcio.

Raquitismo

El raquitismo provoca el reblandecimiento y debilitamientos de los huesos en los niños. Aunque ya está prácticamente erradicado en los países desarrollados donde el consumo de leche es común, esta enfermedad todavía ocurre en muchas partes del mundo.

Los investigadores pensaban que el raquitismo está causado por un déficit de vitamina D; sin embargo, un estudio ha demostrado que la suplementación de calcio puede ser un tratamiento efectivo (41).