MINERALES // Calcio

Fuentes

Los productos lácteos como la leche, el yogurt, el queso cheddar y el tofu son fuentes ricas y absorbibles de calcio. Ciertas verduras y cereales (p. ej., brócoli, col, mostaza y hojas de nabo) también aportan calcio. No obstante, algunas plantas ricas en calcio, como las espinacas, el ruibarbo, las patatas dulces y las alubias, contienen componentes alimentarios (p. ej., el oxalato) que, según se ha demostrado, inhiben la absorción de calcio (1).

La mayoría de los expertos recomienda obtener la mayor cantidad de calcio posible de los alimentos, ya que este calcio está acompañado por otros nutrientes importantes que ayudan al organismo a aprovecharlo. Por otra parte, los suplementos de calcio pueden ser necesarios para aquellas personas que tienen dificultades en consumir una cantidad suficiente de calcio a partir de los alimentos.