OLIGOELEMENTOS // Hierro

Reducción del riesgo de enfermedad

Disminución del desarrollo intelectual en niños

Varios posibles mecanismos asocian la anemia por deficiencia de hierro con un pobre desarrollo cognitivo en niños. En comparación con los niños que no padecen anemia, los niños anémicos tienden a moverse y a explorar su entorno menos, lo cual puede producir retrasos en su desarrollo (12). Se ha descubierto que la conducción de los impulsos nerviosos auditivos y ópticos hacia el cerebro es más lenta en niños con anemia por deficiencia de hierro. La síntesis de neurotransmisores puede igualmente ser sensible al déficit de hierro(13).

Pese a que la mayoría de los estudios observacionales han hallado relaciones entre la anemia por deficiencia de hierro en niños y un pobre desarrollo cognitivo, un bajo rendimiento escolar y problemas de comportamiento, resulta difícil separar los efectos de la anemia por deficiencia de hierro de otros tipos de carencias en estos estudios.

Solamente un ensayo aleatorizado controlado ha revelado un beneficio significativo de la suplementación con hierro sobre los índices de desarrollo cognitivo en niños anémicos de menos de 2 años. Cuatro ensayos aleatorizados controlados han hallado un beneficio significativo de la suplementación con hierro sobre la cognición y el rendimiento escolar en niños de más de 2 años, mientras que otros dos estudios no encontraron ningún efecto.

Intoxicación por plomo

Varios estudios epidemiológicos han revelado que el déficit de hierro está asociado a una mayor absorción intestinal y un mayor nivel en sangre de plomo en niños pequeños.

No obstante, el uso de suplementación con hierro en la intoxicación por plomo debería estar reservado a personas con una auténtica deficiencia de hierro o que han estado expuestas al plomo durante un tiempo prolongado, como aquellas que residen en casas con exposición al plomo (3, 14).

Complicaciones del embarazo

Los estudios epidemiológicos proporcionan evidencia sólida sobre una asociación entre la anemia severa en mujeres embarazadas y unos resultados adversos en el embarazo, como bebés de bajo peso, partos prematuros y mortalidad materna. La deficiencia de hierro puede ser un factor importante que contribuye a una anemia severa, aunque no hay evidencia de que la carencia de hierro sea un motivo para un mal desenlace del embarazo (15, 16).

En cualquier caso, la mayoría de los expertos considera que el control de la anemia materna es parte importante de los cuidados prenatales.

Una hemoglobina alta, especialmente al final del embarazo, también se asocia a un mal desenlace del embarazo, pero no existe evidencia de que esta asociación esté relacionada con un aporte alto o la suplementación de hierro (16).

Función inmunitaria disminuida

Un aporte suficiente de hierro es fundamental para varias funciones del sistema inmunitario, incluyendo la diferenciación y división de los glóbulos blancos (p. ej., 'linfocitos T') y la generación de moléculas de oxígeno altamente reactivas por las enzimas dependientes del hierro, que se utilizan para destruir patógenos(13). A pesar de las funciones críticas del hierro en la respuesta inmunitaria, sigue habiendo mucha polémica en cuanto a la naturaleza de la relación entre su deficiencia y la susceptibilidad a infecciones, especialmente la malaria.

Los estudios in vitro en cultivos de células y los estudios en animales sugieren que la supervivencia de los agentes infecciosos que pasan parte de su ciclo vital dentro de células huésped, como las plasmodias (malaria) y las micobacterias (tuberculosis), puede aumentar con una terapia basada en el hierro. De este modo, la suplementación con altas dosis de hierro a niños que viven en los trópicos se ha asociado con un mayor riesgo de malaria clínica y otras infecciones, como la neumonía.

Se necesitan estudios clínicos controlados para determinar un uso apropiado de la suplementación de hierro en regiones afectadas por la malaria, así como en presencia de enfermedades infecciosas como el HIV, la tuberculosis y el tifus (17).