Vitamina A // Retinol

Seguridad

Una toxicidad grave de vitamina A (hipervitaminosis) causada por vitamina A preformada (retinol), que es absorbida con rapidez, pero eliminada con lentitud por el organismo, es relativamente rara. Los síntomas incluyen náuseas, dolores de cabeza, fatiga, pérdida de apetito, mareos, piel seca e inflamación del cerebro (edema cerebral) (1).

Una toxicidad crónica proviene de la ingestión de grandes cantidades de vitamina A preformada durante meses o años. Una ingesta de más de 25.000 UI/día durante más de 6 años o de más de 100.000 UI/día durante más de 6 meses se considera tóxica, pero existe una elevada variabilidad interindividual (35). Los casos graves de hipervitaminosis A puede resultar en daños hepáticos, hemorragias y coma.

Existen pruebas de que algunos grupos poblacionales son más susceptibles a la toxicidad con dosis menores, como las personas mayores o los consumidores de alcohol crónicos (36).

Riesgo de osteoporosis
Los resultados de algunos estudios prospectivos sugieren que la ingesta a largo plazo de vitamina A preformada en un exceso de 1,5 mg/día (5.000 UI/día) está asociada con el riesgo de fractura osteoporótica y la disminución de la densidad mineral ósea (DMO) en personas mayores (38, 39, 40). Sólo la ingesta en exceso de vitamina A preformada (retinol), no la de betacaroteno, fue asociada con efectos adversos en la salud ósea.

Aunque estos estudios observacionales no pueden aportar el motivo de la relación entre la ingesta en exceso de retinol y la osteoporosis, una cantidad limitada de datos experimentales sugiere que el exceso de retinol podría estimular la pérdida ósea (reabsorción) (41) o interferir en la capacidad de la vitamina D de mantener el equilibrio del calcio (42).

No obstante, los resultados de otros estudios indican que la ingesta de vitamina A no está asociada con el detrimento de DMO o el riesgo de fractura (43, 44, 45). Un número significativo de personas mayores ingiere una cantidad insuficiente de vitamina A, lo cual se ha asociado con la disminución de la DMO. Un estudio realizado con personas mayores halló que la DMO era óptima con ingestas de vitamina A cercanas al ADR (39).

Vitamina A más otros antioxidantes 
Una evaluación de los datos del estudio de cohorte VITAL (VITamins And Lifestyle) trataba de la conexión entre los suplementos de antioxidantes y la incidencia del cáncer de pulmón (46). Los autores especulaban que un uso prolongado de suplementos de vitamina A (retinol), betacaroteno y luteína por separado estaba asociado con un riesgo elevado de cáncer de pulmón. Sin embargo, expertos comentaron que el estudio retrospectivo era defectuoso debido a la invalidez de su diseño, la metodología parcial del cuestionario y las cuestionables evaluaciones estadísticas (ver también Opinión de los expertos).

Aparte de esto, un meta-análisis de 67 estudios concluyó que no hallaba pruebas convincentes de que los suplementos antioxidantes tengan efectos beneficiosos en relación con la mortalidad. Además, afirmaba que la vitamina A, el betacaroteno y la vitamina E parecen aumentar el riesgo de fallecimiento (11). No obstante, expertos expresaron serias dudas acerca de las conclusiones puesto que se extrajeron de un meta-análisis imperfecto que reunía datos de ensayos con grupos de población diversos (personas sanas y enfermas) y diferentes metodologías (47) (ver también la Opinión de los expertos).

Riesgo en el embarazo (ver Nivel máximo de ingesta tolerable’)

Nivel máximo de ingesta tolerable

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha establecido niveles máximos de ingesta tolerables (UL) para la vitamina A preformada (retinol) (37):

 Edad (años) UL (mg/día)  
 1–3 0,8  
 4–6 1,1  
 7–10 1,5  
 11–14 2,0  
 15–17 2,6  
 Adultos 3,0  

 

El Consejo de Alimentación y Nutrición estadounidense (FNB) del Instituto de Medicina ha establecido niveles de ingesta máximos tolerables (UL) para la vitamina A preformada (retinol) (24):

 Grupo de edad

UL en mg/día (UI/día)
 Bebés de 0 a 12 meses 0,6 (2.000 UI)
 Niños de 1 a 3 años 0,6 (2.000 UI)
 Niños de 4 a 8 años 0,9 (3.000 UI)
 Niños de 9 a 13 años 1,7 (5.667 UI)
 Adolescentes de 14 a 18 años 2,8 (9.333 UI)
 Adultos de 19 años en adelante 3,0 (10.000 UI)

Riesgo en el embarazo

El desarrollo fetal normal requiere una ingesta suficiente de vitamina A. En base a estudios en animales con ácido retinoico se ha sugerido que el consumo de altas dosis de retinol durante el embarazo puede provocar malformaciones en el recién nacido. 

No se ha observado un aumento del riesgo de defectos de nacimiento asociados con la vitamina A con dosis de suplementos de vitamina A preformada por debajo de los 3 mg/día (10.000 UI/día) (24).

Las mujeres embarazadas deberían evitar suplementos multivitamínicos o prenatales que contengan más de 1,5 mg/día (5.000 UI) de vitamina A.

No se tiene constancia de que la vitamina A del betacaroteno aumente el riesgo de defectos de nacimiento.

Se tiene constancia de que algunos derivados sintéticos del retinol (p. ej. etretinato, isotretinoina o tretinoina) causan serios defectos de nacimiento y no deberían ingerirse durante el embarazo o si existe la posibilidad de un embarazo.

Interacciones con fármacos

Advertencia: 
Debido a las posibles interacciones, los suplementos dietéticos no deben ser tomados con medicamentos sin consultar previamente a un profesional médico.