VITAMINA C // ácido ascórbico

Fuentes

Existen diversas frutas y verduras con un alto contenido de vitamina C, entre ellas, las fresas, naranjas, pomelo, pimiento rojo, brócoli y otras.

El ácido L-ascórbico natural y sintético es químicamente idéntico y no se conocen diferencias en sus actividades biológicas o biodisponibilidad (44).

En suplementos, la vitamina C (ácido L-ascórbico) está disponible de múltiples formas, pero existen muy pocas evidencias sobre qué forma se absorbe mejor o es más efectiva.

Las sales minerales de ácido ascórbico, como el ascorbato de sodio o el ascorbato de calcio, están tamponadas y, por lo tanto, son menos ácidas que el ácido ascórbico. A algunas personas les resultan menos irritantes para el tracto gastrointestinal que el ácido ascórbico.

El ascorbato de sodio generalmente proporciona 131 mg de sodio por cada 1.000 mg de ácido ascórbico y el ascorbato de calcio puro proporciona 114 mg de calcio por cada 1.000 miligramos de ácido ascórbico.

Los bioflavonoides son un tipo de pigmentos vegetales hidrosolubles presentes a menudo en las frutas y verduras ricas en vitamina C, como los cítricos. Aunque se piensa que muchos bioflavonoides actúan como antioxidantes, hay pocas pruebas de que los bioflavonoides de la mayoría de los preparados comerciales aumenten la biodisponibilidad o eficacia de la vitamina C (45).