VITAMINA D // calciferol

Funciones para la salud

La vitamina D es esencial para una eficiente utilización del calcio (1). El mantener el nivel de calcio en la sangre dentro de un estrecho margen es vital para el funcionamiento normal del sistema nervioso, así como para el crecimiento de los huesos y el mantenimiento de la densidad ósea. 

Si el nivel de calcio desciende demasiado, una hormona (la hormona paratiroidea) estimula la producción de 1,25(OH)2D, que se une al receptor de vitamina D (VDR) y, de este modo, puede influenciar la expresión genética que normaliza el calcio en la sangre, en primer lugar, aumentando la absorción de calcio dietético en el tracto digestivo, en segundo lugar, aumentando la reabsorción de calcio filtrado por los riñones y, en tercer lugar, movilizando calcio de los huesos cuando no hay suficiente calcio dietético (6).

La diferenciación celular resulta en la especialización de las células para sus funciones específicas. En general, el proceso de diferenciación provoca una ralentización de la división celular. Mientras que una rápida división celular (proliferación) es esencial para el crecimiento y la cicatrización de las heridas, una proliferación incontrolada de células con ciertas mutaciones puede causar enfermedades como el cáncer. La forma activa de vitamina D, 1,25(OH)2D, inhibe la proliferación y estimula la diferenciación celular (1)

La vitamina D en su forma 1,25(OH)2D es un potente modulador del sistema inmunitario. Existen considerables evidencias científicas de que la 1,25(OH)2D tiene una variedad de efectos en el funcionamiento del sistema inmunológico, que podrían mejorar la inmunidad innata e inhibir el desarrollo de autoinmunidad (7).

Mientras que estudios con animales sugieren que la 1,25(OH)2D desempeña un papel en la secreción de insulina en condiciones de una mayor demanda de insulina (8), datos limitados de estudios con humanos sugieren que un nivel insuficiente de vitamina D podría tener un efecto adverso en la secreción de insulina y la tolerancia de la glucosa en pacientes con diabetes tipo 2 (9, 10, 11).

La investigación en ratones sugiere que la expresión del código genético para la enzima renina es regulada por 1,25(OH)2D (12). La renina desempeña un papel importante en la regulación de la presión arterial mediante el llamado sistema ‘renina-angiotensina’ (13, 14). Se cree que una activación inapropiada del sistema renina-angiotensina está relacionada con algunas formas de hipertensión, por lo tanto, un nivel adecuado de vitamina D podría ser importante para disminuir el riesgo de hipertensión.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que presta asesoramiento científico a los responsables políticos, ha confirmado que se han demostrado unos claros beneficios para la salud de la ingesta de vitamina D en la dieta, ya que contribuye a lo siguiente:

  • Desarrollo normal de los huesos y los dientes de los lactantes y niños pequeños;
  • Mantenimiento de huesos y dientes normales;
  • Funcionamiento normal del sistema inmunitario y respuesta inflamatoria sana;
  • Mantenimiento de la función muscular normal;
  • Reducir el riesgo de sufrir una caída. Las caídas son un factor de riesgo para las fracturas óseas, especialmente en hombres y mujeres de 60 años o más. Para poder obtener el efecto deseado, deben consumirse al día 800 UI (20 µg) de vitamina D procedente de todas las fuentes;
  • Absorción/utilización normal de calcio y fósforo y mantenimiento de una concentración normal de calcio en sangre;
  • División celular normal.

Además, la vitamina D y el calcio son necesarios para mantener unos huesos normales.