VITAMINA K // filoquinona

Funciones para la salud

El único papel biológico de la vitamina K conocido inequívocamente es el de cofactor para una enzima que permite a ciertas proteínas retener el calcio (3, 4). La capacidad de unir iones de calcio (Ca2+) es necesaria para la activación de los siete factores de coagulación de la sangre que dependen de la vitamina K (p. ej., protrombina), o proteínas, en la serie de eventos que detienen las hemorragias mediante la formación de coágulos (cascada de la coagulación). Los factores de la coagulación dependientes de la vitamina K son sintetizados en el hígado. Consecuentemente, una enfermedad hepática grave resulta en un nivel inferior de los factores de la coagulación dependientes de la vitamina K y en un mayor riesgo de hemorragias incontroladas (5).

Además, se han caracterizado con mayor precisión tres proteínas no coagulantes dependientes de la vitamina K. Una proteína, la osteocalcina, es regulada por la vitamina D y necesita la vitamina K para ejercer su capacidad de retener minerales relacionada con la unión de minerales a la matriz ósea (mineralizacion ósea) en el crecimiento y desarrollo normal de los huesos (4, 6, 7).

Se cree que la ‘proteína gla de la matriz’ (MGP por sus siglas en inglés) que inhibe la calcificación está relacionada con la salud de los vasos sanguíneos (8). Está presente en numerosos tejidos corporales como en el corazón, riñones, pulmones y los huesos (junto con la osteocalcina). 

Otra proteína dependiente de la vitamina K, la Gas6, parecer ser un factor para la regulación del crecimiento celular que desempeña actividades de señalización celular y es importante para diversas funciones celulares, inclusive la división celular y la protección contra la muerte celular programada (apoptosis) (3). También podría desempeñar un papel importante en el desarrollo y envejecimiento del sistema nervioso (9, 10).

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), que presta asesoramiento científico a los responsables políticos, ha confirmado que se han demostrado unos claros beneficios para la salud de la ingesta de vitamina K en la dieta, ya que contribuye a lo siguiente:

  • Mantenimiento de huesos normales;
  • Coagulación sanguínea normal.