Compartir

Etiquetas

Existen pruebas científicas sólidas de que los ácidos grasos omega-3 reducen la rigidez arterial

Publicado

13 julio 2011

Según un nuevo metaanálisis realizado en Australia, los ácidos grasos de cadena larga n-3 reducen considerablemente la rigidez arterial. Esto podría explicar algunos de sus claros efectos cardioprotectores. Estos hallazgos aportan pruebas convincentes de que la suplementación con PUFA de cadena larga n-3 aumenta la flexibilidad de las arterias.

Los primeros exámenes sistemáticos y metaanálisis llevados a cabo sobre este tema incluyeron ensayos aleatorizados controlados con ácidos grasos omega-3 (ácido eicosapentaenoico, EPA, y ácido docosahexaenoico, DHA) en los que se investigaban los beneficios de los ácidos grasos n-3 en la rigidez de las arterias (1). Un metaanálisis reciente de diecisiete estudios longitudinales confirmó que la rigidez de las arterias es un indicador importante de posibles accidentes cardiovasculares y de mortalidad por todas las causas. La rigidez arterial también está relacionada con las lesiones de órganos blanco (cerebro y riñones). Reducir la rigidez arterial podría reducir los riesgos relacionados, en especial el riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV). Los autores del estudio trataron de evaluar científicamente los PUFA n-3 en el tratamiento de la rigidez arterial. Los investigadores revisaron cuatro ensayos que analizaban los efectos crónicos de los PUFA de cadena larga n-3 en la velocidad de onda de pulso (PWV, por sus siglas en inglés) y seis ensayos que habían utilizado la distensibilidad arterial, medida en distensibilidad capacitiva o distensibilidad arterial sistémica, como medidas de resultado respectivas.

Los autores determinaron que el metaanálisis proporciona pruebas convincentes de que la suplementación con ácidos grasos omega-3 es un medio científicamente probado para reducir la rigidez arterial. Por otro lado, descubrieron que los PUFA n-3 son eficaces para mejorar de forma independiente tanto la velocidad de onda de pulso como la distensibilidad arterial con efectos clínicos de pequeños a moderados. Y concluyen: “Puesto que la elevada rigidez arterial es un factor de riesgo de ECV, la suplementación con n-3 podría ser un medio para reducir el riesgo de ECV y las lesiones a órganos blanco”.

REFERENCIAS

  1. Pase M.P. et al. Do long-chain n-3 fatty acids reduce arterial stiffness? A meta-analysis of randomised controlled trials. BJN 2011.

This site uses cookies to store information on your computer.

Más información

This site uses cookies to store information on your computer.

Más información