Compartir

Etiquetas

  • NOTICIAS
  • 2015

Los ácidos grasos omega-3 pueden proteger el corazón después de un infarto

Publicado

25 marzo 2015

Según un reciente estudio estadounidense, el consumo de ácidos grasos omega-3 parece reducir la inflamación y proteger de una nueva disminución de la función cardiaca entre pacientes que han sufrido un infarto reciente.

En el ensayo controlado aleatorizado, se administró a 374 pacientes que se estaban recuperando de un infarto un tratamiento estándar con una dosis diaria de 4 gramos de ácidos grasos omega-3 o un placebo (1). Se analizaron los análisis de sangre y los ecocardiogramas entre las dos y las cuatro semanas posteriores al infarto y seis meses después. Empleando resonancia magnética cardiaca, los investigadores pudieron ver los cambios en el corazón de los pacientes y observar el proceso de la enfermedad antes y después del tratamiento. Los resultados del estudio mostraron que aquellos que tomaron ácidos grasos omega-3 tenían un 39 % menos de probabilidades de deterioro de la función cardiaca en comparación con los que tomaron un placebo. Por otra parte, los principales marcadores de la inflamación sistémica también tendieron a ser mejores en los pacientes que consumieron aceite de pescado. Aquellos pacientes que tuvieron un aumento del 5 % de la cantidad de ácidos grasos omega-3 en la sangre fueron los que mostraron mejores posibilidades de mejorar la función cardiaca (una mejora del 10 % en la remodelación ventricular izquierda).

Los investigadores señalaron que los ácidos grasos omega-3 pueden tener efectos antiinflamatorios y además ayudan a una mejor recuperación del corazón. La ingesta de dosis más altas de ácidos grasos omega-3 no se asoció con ningún problema de seguridad. Los científicos añadieron que resulta poco probable que los pacientes puedan obtener la cantidad de ácidos grasos únicamente en la dieta: la dosis diaria de 4 gramos viene a ser equivalente a comer una porción grande de salmón (unos 227 gramos) todos los días durante seis meses. La American Heart Association recomienda el consumo de pescado rico en ácidos grasos omega-3 al menos dos veces por semana debido a sus posibles beneficios para el corazón. Sin embargo, la mayoría de los estadounidenses no siguen este consejo, mientras que las poblaciones japonesas con niveles más altos de ácidos grasos omega-3, y con un perfil de riesgo parecido al de los norteamericanos, presentan menos riesgo de infarto y muerte súbita cardiaca.

REFERENCIAS

  1. Kwong R. W. et al. Effect of Purified Omega-3 Fatty Acids on Reducing Left Ventricular Remodeling after Acute Myocardial Infarction (OMEGA-REMODEL Study: A Double-Blind Randomized Clinical Trial). Presented at the American College of Cardiology's 64th Annual Scientific Session in San Diego, USA, March 2015.

This site uses cookies to store information on your computer.

Más información

This site uses cookies to store information on your computer.

Más información